Chipre, el nuevo lugar de entrada de inmigrantes

Chipre, el nuevo lugar de entrada de inmigrantes

Cuando Rubar y Bestoon Abass emprendieron su viaje a Europa, no tenían ni idea de que Chipre era el Estado más oriental del continente. Como la mayoría de los kurdos iraquíes que se dirigían al oeste, su destino era Alemania, no una nación de la UE a apenas 100 millas de Siria, devastada por la guerra.

“Nunca había oído hablar de Chipre”, dijo Rubar, cogiendo la mano de su mujer embarazada mientras se sentaban sombríamente en un centro de migrantes dirigido por la organización católica de beneficencia Caritas, en el corazón de Nicosia. “Los contrabandistas nos dijeron que era mucho más barato llegar y que todavía estaba en Europa. Pagamos 2.000 dólares para que viniéramos los cuatro”.

Crisis migratoria

Chipre se encuentra en medio de una creciente crisis migratoria, ya que las redes de contrabandistas se aprovechan de la partición de la isla mediterránea y de su proximidad a Oriente Medio. Al igual que en Grecia, cuando la crisis de los refugiados europeos estalló con el descenso de Siria a la guerra civil, los grupos de apoyo se han apresurado a tratar las enfermedades sociales que han surgido con la afluencia.

“Chipre está saturado”, dijo su ministro del Interior, Constantinos Petrides, en una entrevista con The Guardian. “Ya no es fácil absorber tales flujos, o manejar la situación, no importa cuánto dinero consigamos.”

La isla ha superado a todos los demás Estados miembros de la UE en solicitudes de asilo en 2018, registrando el mayor número per cápita con casi 6.000 solicitudes para una población de alrededor de 1 millón de personas.

Alto número de solicitudes

En agosto, las solicitudes eran un 55% más altas que en el mismo período de ocho meses de 2017, una cifra en sí misma un 56% más alta que la de 2016, según el Ministerio del Interior. Con los sistemas de asilo y recepción del país enormemente sobrecargados, los alarmados funcionarios han pedido ayuda a Bruselas.

“Este es un problema europeo”, dijo Petrides, y agregó que el cierre de las fronteras en otras partes del bloque suponía una carga desproporcionada para los pequeños estados de primera línea, como Chipre. “Es absolutamente necesario encontrar una solución holística… que implique distribuir a los solicitantes de asilo a través de un mecanismo de reubicación automática a los países de toda la UE”.

Rubar y Bestoon llegaron con sus dos hijos en agosto. Al igual que el número cada vez mayor de sirios que se dirigen hacia aquí desde campamentos superpoblados en Turquía y Líbano, la pareja desembarca en el norte de Chipre, el autodenominado Estado reconocido sólo por Ankara en los 44 años transcurridos desde que las tropas turcas invadieron y se apoderaron de más de un tercio del territorio de la isla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *